Análisis: La NSA y la debilidad del poder estadounidense

La NSA y la debilidad del poder estadounidense

El escándalo del espionaje estadounidense va a tener un gran impacto en los vínculos transatlánticos. La desconfianza amenaza la colaboración entre servicios de inteligencia e incluso las relaciones comerciales

Por: 

Los observadores oficiales dicen que el escándalo de las escuchas telefónicas de la NSA en Europa pasará pronto a la historia. Nos aseguran que, aunque los dirigentes aliados como Angela Merkel están molestos, se les pasará (no tendrán más remedio). No se crean ni una palabra. La indignación pública que ha despertado la NSA puede ser más dañina para la relación transatlántica de lo que fue la guerra de Irak hace una década.

Si solo dependiera de los líderes políticos, quizá tendrían razón. Pero los Gobiernos —y sus servicios de inteligencia— están cada vez más limitados por la opinión pública. Y lo que más les duele a los ciudadanos europeos no es el espionaje ni son las mentiras. Es la sensación de que los servicios estadounidenses ignoren de tal forma los derechos de sus aliados cuando son tan escrupulosos a la hora de defender los de sus propios ciudadanos.

Visto desde Europa, el caso de la NSA no es más que otro episodio en la larga historia de la asimetría de poder entre los dos lados del Atlántico. Hace 10 años, el objeto de la disputa era Irak. En un influyente ensayo, el autor Robert Kagan escribió que Europa y Estados Unidos eran arquetipos del poder y la debilidad. “Los estadounidenses son de Marte y los europeos de Venus”, dijo. Sin embargo, la invasión de Irak ordenada por el presidente Bush no causó “conmoción y espanto” ni sometió al resto del mundo. De hecho, fue una muestra muy gráfica de las limitaciones del poder de Estados Unidos, que aceleró la llegada de lo que Fareed Zakaria denominó el “mundo posamericano”.

Kagan tuvo la honradez de reconocer, tras la guerra de Irak, que los europeos, al dudar de la legitimidad de la conducta norteamericana, habían ayudado a moderarla. “Si Estados Unidos está sufriendo una crisis de legitimidad”, escribió, “es en parte porque Europa quiere recuperar cierto control sobre el comportamiento de Washington”.

La respuesta de Francia y Alemania a la hegemonía de la NSA contiene ecos de su reacción ante la “guerra global contra el terrorismo”. A los europeos no les ha sorprendido que la NSA espíe, pero sí el poder y el alcance de los espías estadounidenses.

El experto español en política exterior José Ignacio Torreblanca compara la estrategia de la NSA en materia de datos con la estrategia de la Biblioteca del Congreso estadounidense en materia de libros. Me contó que en una ocasión había preguntado a uno de los bibliotecarios de la institución qué política de adquisiciones tenían, y el funcionario le contestó que no tenían ninguna. “Lo compramos todo”, le respondió. Torreblanca lo equipara a la estrategia de la NSA de examinar los correos de todos los ciudadanos europeos y buscar la justificación a posteriori.

Una de las pocas leyes no escritas de la política internacional es que, cuando un país alcanza un nivel incontrolado de poder, otros países se unen para hacer de contrapeso. En estos momentos, dos instituciones europeas —una Comisión Europea que nadie ha elegido y un Parlamento Europeo que nadie aprecia— tienen poderes y motivos para intentar contener al aliado más próximo de la región.

La posibilidad más clara en este sentido es la cooperación en la lucha antiterrorista. La semana pasada, el Parlamento Europeo aprobó dejar en suspenso el acuerdo SWIFT, que rige la transferencia de algunos datos bancarios de la UE a las autoridades antiterroristas de Estados Unidos. Aunque los norteamericanos no siempre se tomen en serio a Europa como potencia militar, sí les interesa el intercambio de datos y las normas por las que se rige, incluidos los datos bancarios. Ese es uno de los motivos por los que el embajador saliente de Estados Unidos ante la UE, William Kennard, fue presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones.

Como muestran las últimas revelaciones, los servicios de inteligencia europeos han colaborado muchas veces de buen grado con sus homólogos del otro lado del Atlántico, pero ahora sufrirán muchas más presiones públicas para no hacerlo.

La conducta de la NSA podría tener consecuencias comerciales. La Comisión Europea es el órgano regulador más poderoso del mundo, y tiene capacidad para imponer su voluntad a los gigantes empresariales estadounidenses. En 2004, los reguladores de la UE multaron a Microsoft con 613 millones de dólares (455 millones de euros), una cifra sin precedentes, por violar las leyes antimonopolio de la Unión Europea. Cinco años después emplearon la misma táctica para obligar a Microsoft a que Internet Explorer no fuera el navegador obligatorio en Windows.

El economista alemán Sebastian Dullien cree que es posible que algunas voces pidan a la Comisión que recurra a tácticas de este tipo contra empresas tecnológicas norteamericanas. “Si de verdad quieren hacer daño a Estados Unidos, podrían aprobar una ley que establezca que cualquier empresa que proporcione información personal sobre ciudadanos europeos a servicios de inteligencia extranjeros tenga que pagar una multa de un millón de dólares, por ejemplo”, dice Dullien. “Si ocurriera eso, muchos gigantes tecnológicos tendrían tal vez que echar el cierre a sus actividades en Europa”.

La Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea consiguieron financiar el proyecto Galileo, de 5.000 millones de dólares, para desarrollar una respuesta europea al GPS. Después del escándalo de la NSA, se oyen peticiones de que la UE haga lo mismo en el desarrollo de servidores en nube que sean seguros para Europa. Si lo consigue, eso podría significar la balcanización —o al menos la desamericanización— de Internet.

Y además de lo anterior, también sufrirá las consecuencias el cacareado Partenariado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, en sus siglas en inglés), que algunos han presentado como el umbral de “un nuevo siglo atlántico”. Las dos partes han mostrado su deseo de lograr un acuerdo “amplio” y “profundo” para crear puestos de trabajo y construir “un mundo libre, abierto y gobernado por reglas”. Ahora bien, cualquier pacto al que lleguen los negociadores europeos y estadounidenses tendrá que ser ratificado por el Congreso y el Parlamento Europeo. Y, aunque no parece probable que el escándalo de la NSA vaya a frustrar por completo el acuerdo, sí impedirá que sea verdaderamente amplio.

Los temores sobre la privacidad y la protección de datos harán que sea más difícil el reconocimiento mutuo de las reglas sobre servicios digitales. Lo mismo ocurrirá con las adquisiciones públicas. Habrá resistencia a dar a las empresas estadounidenses acceso a programas oficiales europeos por temor a que eso suponga abrir una puerta a los servicios de inteligencia. Podemos encontrarnos con un acuerdo que, en lugar de ser la base económica de un nuevo siglo atlántico, sea un trozo de queso con agujeros, tan lleno de exclusiones y excepciones que tenga escaso efecto.

El verdadero perjuicio causado por las revelaciones sobre la NSA es que han sustituido el sentimiento de compartir unos valores por una profunda desconfianza pública a ambos lados del Atlántico. Como dice Torreblanca: “Los estadounidenses no parecen ser conscientes de que utilizar la capacidad de espiar no solo para facilitar la lucha antiterrorista, sino también con fines comerciales, les colocaría en la misma categoría que China”.

Las cicatrices de la guerra de Irak están aún presentes mucho después de que se hayan retirado sus protagonistas, como vimos en los debates sobre la perspectiva de intervenir en Siria. Pero los escándalos de la NSA pueden dejar una huella aún mayor en una alianza transatlántica ya debilitada. Los vínculos entre los servicios de inteligencia, que tanto unieron a los aliados en la guerra fría, amenazan hoy con destruir sus relaciones en tiempo de paz.22827

Mark Leonard es cofundador y director del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

© Reuters.

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

El Pais

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s