Esterilizaciones forzadas: “Ustedes paren como cuyes, como chanchos…”

Aurelia Paccohuanca relata con indignación cómo campesinas pobres fueron sometidas a esterilizaciones y a maltratos durante el fujimorismo.

Liliana Rojas.

“Ustedes paren como chanchos, como cuyes… sin tener trabajo ni chacras”. Aurelia Paccohuanca Flores recuerda estas hirientes palabras pronunciadas por las enfermeras cuando ella se opuso a aceptar la supuesta solución a la pobreza extrema durante el gobierno de Alberto Fujimori: las esterilizaciones forzadas.

Pero esta campesina del distrito de Incahuasi terminó siendo sometida a una esterilización sin saber de qué se trataba, como sucedió con unas 600 campesinas de la provincia cusqueña de Anta.

“Como ya tenía cuatro hijos, me dijeron que no podía tener más. Pero yo no quise ser esterilizada”, se queja Paccohuanca.

Era 1° de octubre de 1998. Paccohuanca tenía 24 años. Ese día, muy temprano, una ambulancia llegó hasta su casa y fue obligada a ir hasta el hospital de Anta junto a otras campesinas que tampoco sabían qué les iba a ocurrir. Ya en el nosocomio, los gritos y el llanto de otras mujeres las pusieron más nerviosas, pero igual nadie les explicó nada.

“Me hicieron quitar la ropa, me llevaron a un cuarto y pusieron una anestesia. Me dieron una pastilla que no tomé por miedo; lo he visto todo, cómo me han cortado, sacado mi tripa, cosido con hilo, y cuando acabó el doctor me dijo ‘levántate’. Al preguntarle para qué era la pastilla que tenía en la mano, él se asustó”, recuerda Paccohuanca con rabia, pues aún no supera el trauma de ser testigo de su cirugía.

Cuenta la campesina que lejos de hacerlas reposar al haber sido intervenidas quirúrgicamente, todas fueron llevadas a pie hasta el mercado para almorzar y luego devueltas a sus comunidades en un viaje por trocha, para que continúen con sus faenas agrícolas.

“Nadie nos advirtió de los cuidados que se requerían, y cuando fuimos a la posta quejándonos nos llamaron mentirosas porque decían que eso no dolía”, recuerda.
Según Paccohuanca, desde entonces sufre continuas infecciones urinarias y a sus 39 años ya fue sometida a una histerectomía (extirpación del útero).

“Muchas están enfermas, algunas han muerto de cáncer… ¡queremos justicia!”, reclama la campesina que dice que no se quedarán con las manos cruzadas ante la decisión del fiscal Marcos Guzmán, de la 2ª Fiscalía Penal Corporativa de Lima, de archivar la investigación de la esterilización forzada, liberando así de responsabilidad a Alberto Fujmori y a sus ministros de Salud.

Paccohuanca anunció que las mujeres esterilizadas en Anta realizarán una marcha de sacrificio a Lima “para exigir que la justicia también llegue a las campesinas pobres”.

Fiscal: Esterilizaciones no son delitos de lesa humanidad

En entrevista con La República, el fiscal Marcos Guzmán Baca justificó su decisión de archivar la investigación de las esterilizaciones forzadas indicando que estas no constituyen delito de lesa humanidad, porque -argumentó- el Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar contó con la publicidad del caso y se aplicó en las diferentes regiones del país en el marco de la legalidad.

Guzmán tomó el testimonio de Alberto Fujimori, excluido de este proceso, quien afirmó que el programa fue aprobado por el Congreso.

“No hubo ningún apartamiento del derecho. Fujimori me dijo que fue un programa elaborado por normas publicitadas”, dijo el fiscal.

Añadió que el gobierno de Fujimori no tuvo “intención dolosa” de aplicar una política de esterilizaciones forzadas.

En el caso de Mamérita Mestanza, Guzmán considera que hubo delito en el seguimiento posoperación, pero que este no alcanza ni a Fujimori ni a los ex ministros procesados por este hecho.

“Este es un caso de negligencia de los médicos que la atendieron”, indicó.

La Republica.pe

Anuncios

Un comentario en “Esterilizaciones forzadas: “Ustedes paren como cuyes, como chanchos…”

  1. Estos llamados doctores, emfermeras y demas gente que trabajon en esta vergonzosa campaña de castracion (con el perdon de las victimas), tomaron actitudes arrogantes en su mayoria contra las compatriotas victimas de este abuso.
    Estoy seguro que esta negativa gente creyendose superiorrs a sus victimas, vive con remordimientos e incomodos sentimientos de culpa, como una sombra que los persigue y los ve con asco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s