Perú: Militares cortaron la cabeza a mi hermano con una motosierra

“Cortaron la cabeza a mi hermano con una motosierra”

Unas 15.000 personas siguen desaparecidas o pendientes de ser identificadas tras las dos décadas de violencia sanguinaria que sacudieron al país andino.

 

“Los soldados nos violaron brutalmente, nos desnudaron, empezaron a violarnos en presencia de mi hermano”, recuerda entre lágrimas Benita Upiachigua, que perdió a casi toda su familia durante el conflicto. “Después, cuando estábamos nosotras amarradas, agarraron a mi hermano, lo agarraron, lo amarraron, le arrancaron primero la cabeza con una motosierra, le iban arrancando pedazo por pedazo…”, relata horrorizada.

Benita consiguió salvar la vida, pero su calvario no acabó ahí. Dos años más tarde, las autoridades torturaron hasta la muerte a su hijo de 15 años bajo la acusación de ser terrorista. Solo ocho meses más tarde, Sendero Luminoso secuestró a su marido, al que no ha vuelto a ver desde entonces.

Benita estuvo huyendo con su hija, fruto de la violación que sufrió cuando mataron a su hermano, hasta el año 2006. Por todo lo que ha pasado, ha recibido una compensación estatal de alrededor de 3.000 dólares, la reparación equivalente a una sola víctima.

En el año 2003, la Comisión de la Verdad y Reconciliación presentó un informe con una cifra estimada de los desaparecidos entre 1980 y 2000. El pasado julio, el Gobierno adoptó la Ley de búsqueda de personas desaparecidas, que pretende localizar a las víctimas y dar respuesta a sus familiares. Se calcula que alrededor de 15.000 personas siguen desaparecidas o pendientes de ser identificadas, recalca Bricio Segovia, corresponsal de RT.

Sin embargo, medio año después de su entrada en vigor, la ley todavía no tiene una partida económica asignada en los presupuestos generales para 2017. “Justo estamos en pleno proceso de búsqueda de dinero con el Ministerio de Economía y Finanzas, para poder pagar a las personas que faltan en las listas anteriores y, sobre todo, a las personas que han sufrido una múltiple afectación”, ha comentado Daniel Sánchez Velázquez, secretario técnico de la Comisión para la Paz, Reparación y Reconciliación.

Sin embargo, el problema principal es que la solución, aunque bienvenida, llega tarde para muchos. Y es que el dolor que llevan estas personas, enquistado durante tantos años, pesa ya más que cualquier respuesta del Estado.

La impunidad está institucionalizada en el perú, tan es asi que hay congresistas militares y policias(Giampietri, Miyashiro, Jhon Caro, etc), alcaldes(de san Borja), y políticos(Daniel Urresti) que apelan la olvido y ganan dinero con meritos falsos.

La lista es muy larga y el Estado no dice nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s